Ayer por la mañana tuve el placer de conocer muy de cerca la firma Andrés Sardá.

Firma de lencería femenina que lleva desde 1962, cuando aun en España nadie se atrevía a incorporar a los diseños, el sentido de la estética.

Era una época en la que a estaba muy mal visto el ‘destape‘, y las mujeres sentían vergüenza de desnudarse por la incomodidad de lo que llevaban debajo. Pero Andrés era un innovador, y se encargó de diseñar piezas con las que mujeres de cualquier edad y ciudad del mundo, pudieran sentirse cómodas sin dejar de ser ‘sexys‘.

También fue un innovador por añadir últimas tecnologías a los diseños, como la Lycra. Tecnologías que algunos subestimaron que fueran a funcionar.

Año tras año, ha seguido siendo fiel a su estilo donde predomina el encaje, el color negro, los verdes y el granate. Además, han sabido triunfar creando una línea de bañadores donde se busca que la mujer pueda sentirse siempre cómoda intentando favorecer la silueta. El estampado que triunfa temporada tras temporada, es el de las rayas horizontales.

Actualmente, la directora creativa de la firma es Nuria Sarda, una de las hijas que se ha encargado de trabajar codo a codo con el diseñador, para a día de hoy, poder estar al frente de la marca.

Después de hacer un muy breve repaso a los 50 años que acaba de cumplir la marca Andrés Sardá, solo puedo dar las gracias por la atención de Nuria y el equipo que está detrás…

Uno no siempre tiene la oportunidad de ver tan de cerca donde se construyen las ideas, donde se arma ese puzzle infinito de patrones y piezas, y donde sobre todo, hay muchísimo trabajo.

Espero que os guste :).

Un abrazo.