¡Buenos días!

Estas últimas semanas están siendo realmente agotadoras en todos los sentidos… Haciendo muchísimas cosas, y otras tantas que faltan por hacer, así que mil disculpas por actualizar poco :).

Ayer antes de tomar un chai tea en Cosmos, encontramos un claustro en medio de la ciudad, donde habían varios jardines preciosos, y sobre todo mucha paz.

Apenas se escuchaba un solo ruído, mas bien todo lo contrario… Lo único que se oía era el CLICK! de la cámara.

Aproveché para hacer unas cuantas fotos, y así poder enseñarles mis sandalias de Max&Co. Unas sandalias que me ha costado tiempo estrenar, porque la verdad es que las veo tan bonitas, que me da pena que puedan dañarse. Pero la verdad, la ropa está para disfrutarla y usarla, ¿no :)?

¡Espero que les guste mi outfit y este rinconcito secreto!

 

¡Un abrazo!