Nada más llegar el frío saco los abrigos de lana más cómodos y calentitos. Ya sabéis que cuanto me gustan los looks cómodos… Siempre me han gustado esos que son sueltos, de esos que te pones un día que estás trabajando y tu cuerpo se enfría… Ese abrigo que coges para tumbarte en el sofá...