Ya desde pequeña me encantaba pintarme los labios. Le quitaba el maquillaje a mi madre, y me ponía como una puerta de pintada. Ahora, las cosas han cambiado. Por mi trabajo, he tenido la suerte de que me maquillen, y me prueben cosas. Unas bonitas, y otras no tanto. Y la verdad, le he cogido...